Europa Viajes en solitario

Brujas, la joyita medieval de Bélgica.

Si hay una cuidad preciosa en este mundo, esa es la mágica Brujas (Brugges) que se encuentra en el noroeste de Bélgica, a unas 4 horas en tren desde Paris, y unas 3 hrs desde Amsterdam. Yo hice el trayecto en tren desde Amsterdam, con escala en Bruselas. (unos 60 euros que son relativos si viajas en verano o invierno, ya que en verano y si compras el mismo día todo es mas caro, a menos que tengas suerte)

En el momento de pisar la ciudad belga, ya te sientes en un cuento de hadas, es una ciudad chiquita, impecable, llena de canales -por algo le dicen la Venecia del norte- todo de piedra, sus calles, sus puentes, sus edificaciones de estilo gótico, todo en la gama de los cafés, y flores de muchos colores que le dan más vida a este lugar que parece sacado de una película de Tim Burton. Es sin dudas, un lugar para ir en pareja, tomar uno de esos barquitos para hacer el paseo por sus canales y disparar con la camara desde otros ángulos; ese paseo sale 6 euros y dura entre media hora y 45 min. pero vale la pena, porque la perspectiva de una ciudad desde el agua es distinta y tiene su lado romántico, y yo soy una persona insoportablemente romántica asi que no pude no hacerlo.

Yo extrañé muchisimo a mi amor en ese momento pero la felicidad de ver una ciudad nueva, diferente y tan hermosa, superó cualquier nostalgia. Además me prometí a mi misma, volver, pero en pareja, para dar un paseo por tierra firme en esos carruajes tirados por un caballo y manejado por alguien local que te cuenta la historia de la ciudad. Como no tomé el paseo, pero sí soy curiosa y me gusta mucho conocer las historias que hay detras de cada lugar, me puse a conversar con un viejito que regaba las flores en la entrada de un café, por supuesto en inglés, y me contaba que es una ciudad vieja, hace 800 años era la primera gran capital del condado de Flandes y comercialmente hablando, una de las más importantes de Europa, por ser una ciudad costera. Con tan solo 120 mil habitantes, Brujas es declarada patrimonio mundia de la Unesco el año 2000, y es conocida por ser fabricante de encaje -«lace» en inglés- no se me olvidará nunca esa palabra que desconocía en ese momento y el viejito tuvo que ir en busca de un trozo de encaje para que le entendiera.

También me enteré que existe la basílica de la santa sangre (en la plaza de Burg) que guarda sagradamente la sangre de Jesucristo -traída de tierra santa por el conde de Flandes- y en la plaza mayor se encuentra el ícono de la ciudad, un campanario gótico que data de los siglos XIII y XVI con 83 mts. de altura y 300 escalones que valen la pena subir para ver la bella ciudad desde arriba.
Aparte del encaje, Brujas es famosa por sus papas fritas, que segun los locales son las mejores del mundo, hay muchos carritos callejeros y por supuesto que las probé (nada de otro mundo) pero lo que sí llamo mi atención es que allá las comen bañadas en mayonesa, yo las pedi con mostaza porque no me gusta la mayo y el chico que me atendió me miro con una cara como si le hubiera faltado el respeto, yo le tuve que pagar con cara de «por favor discúlpeme»…me sentí muy rara.
Esta es una ciudad de paso, con 2 días tienes suficiente, y es ideal para caminarla y explorar cada rinconcito, también hay transporte público que sale unos 2 euros desde la estación de tren hasta la plaza mayor, yo casi ni vi autos, eso hizo que me gustara aún más, asi que ya saben si andan por la famosa Paris o por Amsterdam, otra parada obligatoria es la mágica Brujas. Les dejo un par de imágenes a ver si se animan…

(las primeras fotos, sacadas por mi, la última es gentileza de imágenes de google)

Quizás también te interese leer esto:

No hay comentarios aún

Comentar