Escapadas Mis viajes Norte América

Homeless in Las Vegas

Antes de contar lo que nos pasó, es preciso ponerlos en el contexto de esta historia:
Las Vegas, la ciudad del pecado como le llaman, donde hay muchos hoteles/casinos, restaurantes pitucos, los mejores espectáculos del mundo, una prostitución tan visible que violenta un poco. Muchos turistas con más de una tarjeta de crédito y billeteras que apenas cierran de tan abultadas que son. Mochileros? Probablemente los únicos eramos nosotros. Pocos, o me atrevería a decir ningún mochilero de mochila, de viaje por el mundo, con presupuesto limitado, pensaría en ir a meterse a un lugar como Las Vegas.

El famoso Hotel Venetian.
Las fuentes del Bellagio son un show digno de ver. Y es Gratis!!

Pese a ser un destino carísimo, es un lugar donde puedes dormir en un gran hotel por 50 dólares la noche. Pero comer ahí fue un gran desafío para nosotros. Y no es que andemos en este viaje  pasando hambre ni mucho menos, pero hay ciertas cosas que para ambos son ridículas y frente a eso, no es la tacañería la que manda nuestro viaje, sino, el sentido común. Aunque nos sobrara la plata (que no es así) no pagaríamos ni borrachos 20 dólares por un sandwich, ni 200 dólares por dormir…aunque ese sandwich tenga carne de la vaca más sagrada de India, o esa habitación tenga jacuzzi con manillas de oro y sábanas de 8 mil hilos egipcios. Esas excentricidades nos parecen ridículas, y la verdad, nos encanta viajar optando por lo sencillo.
Dicho esto, les cuento una anécdota que al menos a nosotros, que estábamos ahí, nos mató de la risa un buen rato.
Como cada día en las Vegas, salimos a buscar una opción barata para comer, que no fuera Mcdonalds.
Asi que entramos a ver que opciones tenía el famoso 7 Eleven, que es un mini supermercado que tiene sus propios microhondas para calentarte ahí mismo tu comida. Compramos unos burritos de dolar y medio (en una picada mexicana en la calle valen 7) y tras calentar nuestro almuerzo, salimos del supermercado a buscar un trozo de sombra en esa ciudad que ardía a más de 40 grados.
Nos sentamos por el costado del super, en el suelo, apoyados a la pared. Yo, con un trozo de cartón del mismo empaquetado empecé a cortar el burrito por la mitad……Cuando de pronto, un tipo que venía saliendo del mismo 7 eleven, nos miró, le dimos pena por no estar sentados en un restaurant pagando dos ceros más por ese almuerzo, y se acercó a nosotros metiendo la mano en su bolsillo. Sacó 3 dólares y lo acercó a la mano de mi compañero de viaje/vida, y él sin pensarlo y para que el otro no se arrepintiera, lo aceptó rapidito y dijo «thank you» sin ninguna vergüenza!

Sí, lo se. Mi atuendo no era el más apropiado para Las Vegas. Y esa toalla naranja era para matar el calor. (mojarla y ponerla sobre los hombros era lo que muchos hubiesen deseado hacer, pero en un lugar como ese, prima el vestido de leopardo y los tacos altos aunque mueras de la incomodidad)

No lo podíamos creer. Nos confundieron con homeless!! nos dieron plata sin haberla pedido!! el tipo estaba en la puerta del super esperando al resto de su familia y nos miraba de reojo, yo no podía aguantar mi ataque de risa e intentaba esconder la correa de mi cámara que tenía colgando. Ni un homeless que yo sepa anda con un collar que grita en amarillo furioso N I K O N…ni anda grabando sus almuerzos hippies con una Go Pro. o sí?
Intentamos tragar nuestro almuerzo con los ojos llenos de lágrimas y a punta de hipo por la risa que nos dió todo esto. Menos mal no tenemos el ego inflado ni somos orgullosos, sino, un acto de generosidad y empatía (aunque haya sido hacia personas que no lo necesitaban) se habría transformado en una tremenda ofensa.
Pero lo tomamos con mucho humor y casi como una «señal», y decidimos ir a un casino a jugarnos esos 3 dólares…quizás era nuestro día de suerte! Y bueno…por supuesto que al igual de miles de personas que apuestan muchísimo más que unos dólares al día en la ciudad del derroche, no ganamos NADA.

Quizás también te interese leer esto:

1 Comentarios

  • Reply
    Rosemary Pereira M.
    8 agosto, 2016 at 1:13 am

    Morí de risa y lloré por la foto, claro que pareces una Homeless!!!!!
    Jajajajaja, que cómico!!!!

  • Comentar