Europa Mis lugares favoritos RoadTrip Viajando en pareja

Qué ver en los Dolomitas italianos

Cuál es el lugar más lindo que vieron tus ojos? Para mí, los paisajes que más me emocionan tienen que ver con montañas, bosques, sobre dosis de verdes, lagos turquesas. Por eso alucino en lugares como la Patagonia, las Rocky Mountains de Canadá, Nepal, Eslovenia y ahora se suman a esa lista de favoritos de Naturaleza, los benditos Dolomitas italianos.

Nunca estuve en Suiza antes, pero esto es lo más parecido y cercano que estuve. Solo un poquito más al este, pero a la misma altura del mapa, Los Dolomitas son esa cadena montañosa perteneciente a los alpes que al oeste de Italia son los alpes suizos y al este del país de la bota, en Eslovenia, se denominan alpes julianos. Fronteras y apellidos, cosas de humanos. De hecho, estando geográficamente en Italia y todo, algunos negocios y supermercados atendían en un idioma que no sé si era alemán o austríaco, pero esa vaina enredada y llena de jotas que escuchamos, claramente no era italiano. Pero bueno, vamos a los imperdibles de esta maravilla y Patrimonio de la Humanidad para amantes de las montañas y la naturaleza. Porque Italia es mucho más que ciudades, ruinas, arquitectura y arte, vamos en este artículo a conocer el techo de Italia!

Cortina de Ampezzo

Entramos a los Dolomitas desde el sur (bueno, todo el país está hacia el sur, ya que estamos hablando del extremo norte) Nosotros veníamos del aeropuerto de Venecia, que fue donde arrendamos el auto para recorrer la zona.

Y Cortina d´Ampezzo fue nuestra puerta de entrada. En cada curva parábamos a contemplar esa locura de paisaje, con las montañas en nuestras narices, y no tras un trekking de varias horas o días como en otras partes montañosas del mundo.

Ahí mismo, a nuestros pies, mientras manejábamos por esas rutas curvilíneas inmersas en los paisajes más espectaculares que habíamos visto jamás. O al menos no veíamos algo así desde Nepal, Las Rocky Mountains de Canadá y la Patagonia.

El lago di Anterserlva

Esta maravilla está pegadita a Austria. Así, casi de paso por un camino hermoso que en la orilla de la ruta tiene un espacio para estacionarse y bajarse a ver este lago de aguas color esmeralda y turquesa. El entorno es pura montaña y bosques verdes que le otorgan ese tinte al reflejo de este lago precioso.

A un costado del Lago Di Anterselva se encuentra esta postal de cuento. Y miren el color del lago al fondo (y eso que ese día estaba nublado)

También puedes hacer -como hicimos nosotros- cruzar por unas horas o días a Austria. Nosotros fuimos por el día. Desde la frontera misma, el lago di Anterselva es un punto turquesa rodeado de verde.

Lago di Braies

El lago más turístico y por lo tanto el más visitado. Siendo el estacionamiento pagado y todo, es un lugar que vale la pena unas horas, y está a una distancia abarcable en un mismo día con el lago di Anterselva. El camino que une ambos lagos es de no creer.

No quiero desanimarte pero puede que te pase como a nosotros: Cuando fuimos el camino estaba cerrado porque estaba colapsado el estacionamiento del lugar. Así de popular es este rincón. Qué hicimos? Fuimos a Austria y volvimos jajajja!! (y no es broma) Fuimos al Lago di Anterselva, cruzamos a Austria, nos tomamos un cafecito en esa frontera con vistas, dimos la vuelta a una lagunita del lado austríaco y regresamos a Italia, directo al Lago di Braies, ya más entrada la tarde, y alcanzamos a llegar justo a tomar fotos la última hora que le llega luz a este lago enmarcado por montañas.

Val di Funes, mi paisaje favorito de los Dolomitas

El Valle de Funes en Santa Magdalena es como un pueblito perfecto repleto de flores, de valles que parecen campos de golf y enmarcado por una de las cadenas montañosas más afiladas de los Dolomitas. Sólo faltaban Heidi o la Novicia rebelde corriendo colina abajo.

Otro de los lugares que ver en los Dolomitas según el mundo entero, es el Lago di Carezza. No diré que no vale la pena porque sería injusto. Si a mí no me llamó la atención, fue porque estaba casi sin agua (septiembre del 2019) y además llovía a mares y el lugar no lucía sus colores ni se dejó fotografiar. Y sacar la cámara con ese diluvio no era buena idea.

Otros imperdibles de los Dolomitas a los que fuimos pero el clima no acompañó, o bien no alcanzamos a ir por tiempo versus distancias, fueron:  Passo Sella y Paso de Gardena, Trekking para llegar al lago di Sorapis. También están los espectaculares paisajes de Seiser Alm/Alpe Di Suisi, trekking a Tre Cime di Lavaredo, Lago di Misurina, Moena, subir al refugio Vajolet y Preuss desde Gardeccia, son lugares impresionantes que dejamos para la próxima, porque seguro volveremos  a ese rinconcito del norte de Italia. A veces no dan los tiempos, versus distancias, horas de manejo, clima, etc.

Y hablando del clima y cómo moverte, mayo y septiembre son para mí los meses con mejor clima en Europa, ya que es justito antes y después del verano, que siempre está repleto de gente y hace un calor de locos. Junio Julio y Agosto son los meses de verano y temporada altísima (sobre todo agosto) y tendrás que organizar todo con antelación, reservar tu alojamiento y el rent a car, porque no hay otra forma de recorrer la zona (a menos que tengas todo el tiempo del mundo y vayas a dedo o en bici)

Nosotros fuimos por una semana, de los cuales recorrimos solo 4 días de los 7 porque los otros días llovía muy fuerte y la neblina impedía ver más allá de tu nariz. Y con lluvia se transita muy lento por esas curvilíneas rutas. Arrendamos un auto en el aeropuerto de Venecia, con devolución en el aeropuerto de Milán, ya que nuestro viaje por los Dolomitas terminaba en el lago di Como.

Ahora, si lo tuyo es la nieve y esquiar, entonces tendrás que ir en invierno: entre diciembre y principios de marzo.

Es un lugar ideal para recorrer en casa rodante.

Dónde dormir:

La zona es grande y abarca, como te habrás dado cuenta, muchos imperdibles. Difícil ver todo eso en siete días si el clima no juega a tu favor. Y en las montañas si hay algo impredecible, es eso: el clima. Así que sale preparado, mira que un día puede partir soleado y a las horas atraviesas un paso montañoso en el que se pone a nevar (y lo digo porque a principios de septiembre nos tocó) Así que, sale cada día con ropa para al menos 3 estaciones (aunque vayas en pleno verano)

Para no tener que abarcar tanta distancia en ir y volver a tu alojamiento, te recomiendo dividir tu estadía en este y oeste de los Dolomitas. Busca tus alojamientos AQUÍ y puedes ver el mapa con la ubicación y así estudiar los lugares que quieres visitar y que a la vez queden cerca de tu hotel. No subestimes las distancias. Nosotros pensábamos «120 km, llegamos a los más en dos horas»…6 horas después aún no llegábamos! Vas a querer parar a cada rato a sacar fotos y los pasos de montaña son lentos de cruzar.

El concepto de alojamiento es bien especial. Son refugios o lodges de montaña, casonas grandes y reformadas de varias habitaciones amplias con preciosas vistas a los valles y montañas. No se siente como hotel sino como Bed and Breakfast. Aunque si tienes presupuestaso, hay unos hoteles de lujo que por esos precios, deben tener las montañas adentro de la pieza.

Nosotros dormimos en Lüch da Spescia a lo alto de La Val (un valle hermosísimo) y lo recomiendo a ojos cerrados. La señora Mónica, su dueña, nos recibió como si fuésemos sus hijos llegando de un largo viaje. Un encanto.Los alojamientos son caros y esto fue lo más accesible que encontramos en los Dolomitas. Y la relación precio calidad lo valen. Sobre todo por la atención de su dueña, que pese a que no hablaba inglés y mi italiano es muy pobre, hacía lo posible por hacerte sentir bien. Un día salimos antes de la hora del desayuno, y se preocupó que nos lleváramos un trozo de su tarta deliciosa. Detalles como esos nos hicieron sentir como en casa. Esperemos que su refugio no haya pasado al olvido con esta pandemia maldita que estamos viviendo.

Al fondo, el Lüch da Spescia, con cada habitación con vista de infarto. (foto para la página web del alojamiento)

Así que, si vas al techo de Italia, prepárate para ver los paisajes más de cuento y las montañas más increíbles a orilla de carretera que hayas visto en tu vida.

Para la próxima, en casa rodante y con todo el tiempo del mundo, para dormir cada día cerca de cada atracción y amanecer con café en mano frente a cada una de estas bellezas de la naturaleza italiana.

Ya sabes, si vas a Europa en busca de naturaleza de gran belleza escénica, considera a los Dolomitas italianos.

Porque te aseguro que será de los mejores viajes de tu vida.

Quizás también te interese leer esto:

No hay comentarios aún

Comentar