Asia Mis lugares favoritos Mis viajes

Rajastán, tierra de reyes

 

India esta compuesto por 22 estados. Uno de ellos es Rajastán. El estado de Rajastán es sin duda el más visitado por los turistas que vienen a India por vez primera. Varios lectores que pronto irán a este alucinante destino, me han escrito preguntando sobre India, así que les voy a contar un poco sobre la tierra de los reyes, palacios y fuertes. Y casi a modo de Top Five, enumeraré las que a mi juicio son mis favoritas.

1. Udaipur: Esta romanti(quísima) ciudad fue para mí la más linda de Rajastán y de India. Su lago Pichola y su antiguo palacio real flotando sobre él crean uno de los marcos más mágicos, elegantes y románticos de toda la India.
El palacio de la ciudad es un imperdible y la calle que conduce hacia él, conserva una de las tiendas más hermosas de Rajastán, es una tienda de marionetas maravillosas! Ahí me compré mi Samiksha, una marioneta bailarina, que Rajesh el dueño de la tienda, la maniobraba como los dioses!
También recomendamos el lugar donde nos quedamos. El famoso «Dream Heaven» con una terraza panorámica al más puro estilo de las mil y una noches, y piezas con balconcito y vistas al río y palacios…Impresionante! Por 1000 rupias / 10 mil pesos chilenos / 20 dólares !! 😉

rajastan

Estas eran las vistas desde el balcón de nuestra habitación…

 

2. Pushkar: Gracias a su reducido tamaño, Pushkar conserva un misticismo y encanto particular. La localidad se sitúa alrededor del lago apareció cuando Brahma dejó caer una flor de loto. Su calle principal es un largo bazar que invita a varias horas de regateos y compras.
En unos 45 minutos, parando en el camino a sacar fotos, das la vuelta al pequeño lago y resulta ser un lindo paseo al atardecer. Recuerda caminar descalzo en sus gaths (escalinatas que bajan al lago) y no sacar fotos, ya que puede resultar ofensivo.
Pushkar es sin duda, un escape al caos de Jaipur.
Desayune en el Sunset Café! Los mejores mango lassi, panes frescos y fruta con yogurt y granola! The best breakfast ever!!

Sunset Café.

Desde el Sunset Café…a la derecha de los gaths orientales. Con hermosas vistas al tranquilo y pequeño lago sagrado.

3. Jodhpur: La ciudad Azul y el fuerte más hermoso de Rajastán. El fuerte de Merangarth. Ubicado a lo alto de una colina rocosa que se funde con la base de su impresionante Fortaleza.
El fuerte de Merangarth fue testigo de crudas batallas rajputas contra las fuerzas invasoras de Jaipur. Es interesante y hermosa la historia que escuchamos de la audio-guía que arrendamos en la entrada. Desde el fuerte se pueden apreciar las vistas de la ciudad Azul índigo de sus casitas, esparcidas en ese laberinto de calles, tan increíble para perderse o andar a toda velocidad esquivando vacas en un rickshaw manejado por un indio loco. Cuántas imágenes y momentos se vienen a mi cabeza. Otro imperdible de Jodhpur es el Mercado de Sardar, donde perderse, fotografiar los puestitos de especias y regatear para luego comprar, son el fascinante panorama de toda una tarde.

4. Jaisalmer: Esta pequeña ciudad está en el extremo oeste de Rajastán. Cuenta con un fuerte impresionante de arenisca color miel, que le otorga un encanto y misterio especial, y se funde con el entorno mágicamente, cual espejismo del pasado.
Uno de los atractivos y paseos turísticos clásicos son los paseos en camello por el Desierto de Thar, en la frontera con Pakistán, pasando la noche en el desierto. Claramente es más entretenido que dormir otra noche en el hotel, pero no esperes gran cosa. No vayas con las espectativas muy altas, porque no es un desierto que te vaya a dejar boquiabierto como ocurre con el Sahara.
Jaisalmer se lleva el número 4, pero perfectamente pudo haber estado en el 3er puesto de esta lista.

P1110459

P1110213

 

5. Jaipur: Es la puerta de entrada a Rajastán. Casi todos los que llegan a Jaipur, vienen de Agra en tren. Al menos así lo hicimos nosotros. La ciudad rosa, como es conocida es un caos. Es muy fácil perderse en el casco antiguo, todas las esquinas son iguales. Nos costó un mundo caminando cuadras de cuadras encontrar un lugar para comer…etc. Una visita obligatoria es al fuerte de Amber a las afueras de la ciudad. Es bonito, pero lo son mucho más el palacio de Udaipur y el fuerte de Meranghart en Jodhpur.
No me sentí muy cómoda en Jaipur, pero esa fue mi experiencia personal. Hay a quienes les gustó mucho esta ciudad, así que dale un par de días y en el peor de los casos tomas un bus a Ajmer para conectar con Pushkar.

 

 Ruta en tren y buses:

Nosotros lo que hicimos fue salir de Agra (ciudad que guarda ese Tesoro de mármol llamado Taj Mahal) y tomamos un bus destino Jaipur, puerta de entrada de Rajastán.
Desde Jaipur, tomamos un bus, que era más bien una micro destartalada, y partimos a Pushkar, pasando inevitablemente por Ajmer. De hecho, para llegar a Pushkar en tren, se llega a Ajmer primero y desde ahí tomas bus o taxi. Para no hacer estos cambios de transporte en el camino, y porque era más barato aún, tomamos ese busecito directo.
Desde Ajmer nos fuimos en tren a Udaipur y desde ahí, partimos en tren a Jodhpur. Y desde la ciudad Azul, un bus a Jaisalmer.
Considere los meses que viajará por India. En abril / mayo las temperaturas ascienden a 47 grados y no es nada agradable andar en buses y trenes llenos con esas temperaturas.
A ninguna ciudad llegamos con reserva previa de alojamientos. Simplemente al llegar, nos dejábamos «acosar» por los caza clientes que andan en busca de turistas que llevar a un hotel por comisión, y apelando a nuestra intuición, siempre llegamos a lugares decentes, limpios y económicos. Sepan también que hasta los hoteles en Baja temporada son regateables. Siempre les va a convenir hacerte un precio por la habitación, a que te vayas a buscar a otro lado y ellos quedarse con el hotel vacío.
La guía Lonely Planet de India también fue de bastante ayuda, para tener referencias de precios de hoteles y precauciones con estafas comunes de indios a viajeros.

Esta ruta puede hacerse perfectamente en 2 semanas.

India es un destino tremendamente exótico. Todo es diferente, pero no olvidemos que los extraños somos nosotros. Respetemos su cultura vistiendo apropiadamente, mostrar hombros y abdomen y muslos puede resultar ofensivo, sobre todo si te ven como mujer soltera, viajando sola. Viajar liviano y con pocas cosas siempre es mejor, en cualquier lugar del mundo, pero según nuestra experiencia en los transportes locales, yo no llevaría la maletita linda con la que uno de se va de vacaciones al Caribe. Vaya con la mente mega abierta y ármese de paz y de ciencia, porque los indios sacan de quicio hasta al más iluminado.

 

Quizás también te interese leer esto:

No hay comentarios aún

Comentar