Latino América Traviajando

Santa Cruz de la Sierra, ciudad piñata

Salir de la Patagonia y llegar a Bolivia fue una aventura que quedará por siempre en el recuerdo. El roadtrip continental llevaba 3 meses rodando los últimos caminos del continente sudamericano. Mi cuerpo pedía un paréntesis de calor húmedo a modo de recarga energética. Y como si el universo hubiese escuchado mis plegarias desde mi búnker con ruedas al que llamamos Chirimoya, me cayó del cielo la posibilidad de traviajar en esa parte de Bolivia que todos dejamos para algún día cuando la visitamos por primera vez.

(Esta foto y la de abajo fueron tomadas en mi primer viaje a Bolivia en la turística Isla del Sol)

Pero mi viaje con 3 Travel Bloggers me mostró una Bolivia diferente, atípica, cosmopolita y diversa.

Santa Cruz de la Sierra. La ciudad de la eterna primavera. El oriente boliviano que aquella vez, desde Sucre, veía tan lejana y fuera de mi ruta. Y es que Santa Cruz es esa cara de Bolivia que no se muestra en los típicos folletos donde el desierto, los salares y las lagunas altiplánicas son sus protagonistas.

Los llanos orientales, a diferencia de su occidente altiplánico, es de un verde chillón que confundió mi brújula interior y me hizo creer por un instante que estaba a punto de aterrizar en Brasil. Pero no. Santa Cruz es así. Húmeda y de vegetación exuberante. Y bueno, está relativamente cerca del Pantanal brasilero y paraguayo, así que después de todo, no estaba tan desorientado mi gps interno.

Santa Cruz se jacta de ser la Bolivia pujante, trabajadora, desarrollada, próspera y de mayor crecimiento demográfico. Los cruceños están orgullosos de sus tierras. Tienen su propia bandera, su día de la Independencia y hasta su propio himno.
Con una vasta riqueza petrolera y una floreciente industria, el oriente boliviano es considerada como la rica. La de las oportunidades. A la que llegan más inmigrantes de otros departamentos del país. Así como en antaño llegaron colonizadores europeos e indígenas desde otros puntos del mapa.

Los chiquitanos (foto de arriba) forman parte del grupo étnico más numeroso del oriente boliviano.

En la foto de abajo se representa de forma bastante particular a los guaraníes, destacando con un círculo uno de sus rasgos más prominentes: sus pómulos.

Santa Cruz es, por lo tanto, algo así como una ciudad piñata. Como las de los cumpleaños donde hay de todo. Donde la diversidad y las sorpresas son su fuerte. Y si hay algo que me sorprendió de Santa Cruz, fue justamente su variedad, que es visible en su geografía y flora, en su abanico idiomático que proviene de esa configuración cultural donde sus raíces se mezclan y conviven en armonía. Ese popurrí étnico que descubres en la cotidianidad de sus mercados y plazas.
Ayoreos, chiquitanos, guaraníes, guarayos -entre otros- son algunos de los dulces de mi piñata cruceña. Etnias que comparten rasgos, otras son prácticamente opuestas. Pero todas tienen algo en común:

Su acogedora, eterna e infinita hospitalidad.


Sus paisajes también entran en esa piñata. Donde el chaco, la amazonía, dunas de arena y los andes hacen eco de esa diversidad que la caracteriza.

Santa Cruz es bañada por las aguas color chocolate del Río Piraí.

Y también cuenta con las famosas Lomas la Arena (a 12 km. de la ciudad) una suerte de mini desierto en medio del verde exuberante que caracteriza a Santa Cruz. En medio de esas dunas doradas fuimos a hacer sandboard y, aunque hice el ridículo, lo pasamos increíble!!

Su curiosa trama urbana es similar a la de una gigante telaraña conformada por varios anillos que definen distritos, unidades vecinales y barrios, permitiendo identificar distancias entre la periferia y el centro de la ciudad. Esto se puede apreciar mejor desde las alturas, como lo hicieron mis compañeros de viaje en un vuelo en avioneta que podrán ver en el video al final de este post.

Una de las visitas que llamó mi atención fue a Arte Campo, una cooperativa de artesanas que busca reivindicar las expresiones del pueblo.
Talleres de pintores, asociaciones de alfareras, ceramistas y tejedoras, entre otras, hacen arte con historia. Y traspasan sus conocimientos a sus descendientes para de esa forma no romper el hilo cultural de su propia identidad. Tanto indígenas como campesinas tallan pintan y tejen escenas de su cotidiano.

Cojín con aplicaciones de tela y bordados, de la Asociación de Bordadoras de Los Tajibos. Estos diseños únicos, irrepetibles y llenos de cultura, representan -como dije anteriormente- imágenes y tradiciones del día a día.

Arte Campo es una iniciativa que mantiene la esencia de sus raíces y tradiciones en medio de una urbe que se vuelve cada vez más moderna y cosmopolita, y me hizo recordar la importancia de apoyar como viajeros el arte local, que está en peligro de extinción por culpa de las cadenas norteamericanas y de quienes compran imitaciones de grandes marcas.

Y sin duda, una de las postales más fotografiadas de la ciudad es su famosa Catedral que se encuentra en la plaza 24 de septiembre, que tras una jornadas lluviosas nos regaló reflejos de su impecable arquitectura.

La plaza 24 de Septiembre,  llamada así en honor al grito emancipador de 1810, está rodeada además de la alcaldía, el Club Social, el Cine Palacio, la Casa de la Cultura, el Rectorado de la Universidad Autónoma y la Casa de Gobierno. Cada día, tanto la plaza como la Catedral, son testigos del vuelo de miles de palomas que la gente se sienta a observar y alimentar.

La Catedral, también llamada Basílica de San Lorenzo, es el principal templo católico en la ciudad y puedes subir al campanario para apreciar la ciudad desde arriba.

Sin duda, lo que hace interesante este mundo es su fascinante diversidad. Y la riqueza que encontré allí, en ese rincón poco explorado de Bolivia, es la que me hizo denominar a Santa Cruz como “Ciudad Piñata”. Una verdadera caja de sorpresas con una gran heterogeneidad en términos paisajísticos, idiomáticos, raciales, culturales y gastronómicos que no dejan indiferente ni al viajero con más kilometraje.

Y si a todo ese abanico le sumamos la hospitalidad de su gente -el alma de una nación- podríamos decir que es una ciudad que no merece ser ignorada en una visita por Bolivia.

Ve el video del destino del mes en 3 Travel bloggers haciendo click a este enlace:     https://www.facebook.com/3TravelBloggers/videos/1054764398000165/

 

Quizás también te interese leer esto:

No hay comentarios aún

Comentar