Planificar un viaje de largo aliento, requiere una estrategia y planificación. No es llegar, comprar un pasaje, y meter unos trapos en una maleta para irte 2 semanas o un mes de vacaciones. Muchas veces, un viaje largo implica un salto al vacío, renunciar a tu trabajo o a ese sueño al que le pusiste años de energía, pero que hoy no te llena tanto.

Implica decir adiós a quienes más quieres (porque sabes que el “hasta pronto” es mentira) Y ni hablar de la incertidumbre, y muchas veces angustia, que genera la parte monetaria. El ya no contar con un cheque a fin de mes es parte de lo que llaman “salir de la zona de confort”.
Al final, así como para las vacaciones la estrategia es trabajar, muchas veces generar ingresos extras, ahorrar, viajar y volver; Para un viaje largo el plan va por aquí: Gastar poco para viajar mucho y generar dinero en el camino o bien ofrecer mis servicios a cambio de lo que más me hace gastar dinero mientras viajo: la comida y el alojamiento. Si combinas todas las anteriores, puedes vivir viajando hasta que se te oxiden las ganas (a mí todavía no me pasa)
Y tras haberlo hecho ya varias veces, hoy te vengo a contar todas las otras herramientas y secretillos que he ido aprendiendo -y algunas poniendo en práctica- en estos últimos 15 años de viaje.

Toma nota.

Visas Working Holiday (mi experiencia en Canadá)

Qué buen año el que me pasé en Vancouver, al oeste del país (el lado menos frío pero más lluvioso de Canadá) El año antes habíamos, mi marido y yo, postulado a la working holiday visa, que como chilenos puedes aplicar a varios países (si tienes menos de 35 años) En ese entonces éramos novios, y tras ser aceptados, nos casamos y a los 3 días nos fuimos a Asia 8 meses y desde allá volamos a Norteamérica. Llegamos a un país donde no conocíamos a nadie, y además carísimo considerando que veníamos de Asia que es muy barato. Pero a las 2 semanas mi compañero consiguió un trabajo como guardia de seguridad, que fue el que tuvo todo el año, y yo al mes de llegar al país ya tenía 2 trabajos: como mesera en un restaurante y de vendedora atendiendo en la tienda de ropa GAP. Lo pasé increíble, conocí personas de todas partes del mundo, y gocé durante un año, un sistema laboral con sueldazos por hora y con excelente calidad de vida, mientras vivía en una de las ciudades más hermosas que han visto mis patiperros ojos…
Qué más se puede pedir?

Si eres chileno/a como yo, en workingholiday.cl puedes ver los 17 países a los que puedes postular, la mayoría de ellos es hasta los 30 años y algunos hasta los 35, así que, no sé tú, pero yo ya estoy pasadita.

Aquí te dejo mi año en Vancouver, Canadá.

Couchsurfing

Lo he usado principalmente en Europa, donde el alojamiento y la comida es más cara, y con esta plataforma ahorro en dormir y tengo una cocina donde poder preparar mis comidas. Pero más que por conveniencia, está bueno poder compartir y conocer de la mano de un local todas esos rincones secretos del lugar. Considero que se aprende mucho más sobre la cultura de un país, viviéndolo puertas adentro.

Por eso, debo confesar, que no me gusta cuando definen Couchsurfing como “alojamiento gratis”. Cuando en verdad es (o debería ser) un intercambio cultural. Pero también voy a revelarte el lado B de couchsurfing: ya no es lo que era antes. Cuesta encontrar a alguien que te responda, y hasta hay perfiles que están cobrando, cuando siempre fue sin fines de lucro. Y ni hablar de los muchos perfiles masculinos que aceptan sólo chicas solas…como si fuese Tinder.

Yo como viajera sola JAMÁS me quedé en casa de un tipo, por muy buenas referencias que tuviese su perfil. Siempre fue en casas de familias, parejas, o mujeres que vivieran solas, y siempre con buenas referencias, fotos del lugar, perfil.

En Londres, Rhia nos alojó a mí y a Mila, la rubia finlandesa que es mi amiga hasta el día de hoy. La foto fue el 2011.

Hace años que no uso Couchsurfing.

Voluntariados

Esto existe hace mucho tiempo, pero gracias a las redes sociales hoy te enteras de la existencia de plataformas como Wwoof o WorldPackers.
Woofing: es básicamente voluntariados en granjas, trabajo de huerta, de cuidado de animales y trabajos al aire libre y de esfuerzo físico.
Worldpackers tiene página web y app, desde la que por una módica cuota anual puedes acceder a muchos voluntariados por más de 100 países del mundo. No vale la pena si ese año te irás de vacaciones un mes. Pero si estás viajando largo, es muy buena para cuidar tus ahorros y vivir una experiencia auténtica a la vez aportas a una comunidad local.

Este año, después de trabajar en el sur de África, me iba a ir a hacer un voluntariado a Kenia y Tanzania, pero la pandemia puso en pausa los planes de medio planeta. Espero poder hacerlo pronto para poder compartirte mi experiencia.

Trabajar en barcos o cruceros

Es un trabajo ideal para quienes no tengan familia, ni pareja y ojalá una juventud de oro. Porque en los cruceros se trabaja, y MUCHO! Y hay que considerar que muchas veces esos contratos de trabajo son de varios meses.

Te imaginas trabajando de guía de actividades deportivas en un barco por una temporada?

Trabajar como Au Pair

tal como lo dice en su página web:

  • ¿Tienes entre 18 y 28 años?
  • ¿Eres soltera y sin hijos?
  • ¿Tienes certificado de enseñanza media?
  • ¿Te gusta cuidar niños?
  • ¿Tienes experiencia en cuidar niños de al menos 300 horas?
  • ¿Sabes hablar bien inglés, francés o alemán?
  • ¿Tienes licencia de manejo y sabes manejar?
  • ¿Tienes buena salud y no fumas?

Si contestaste que sí a la mayoría, ser Au Pair es para ti.

Ser Au Pair te permite vivir en el extranjero por un año cuidando niños, trabajar y estudiar, siendo recibida por una familia anfitriona. Alemania, Bélgica, China, Estados Unidos, Francia y Holanda son los países que podrías elegir eventualmente como tu hogar por un año.

Housesitting

Viste esa película de Cameron Díaz que intercambia casa con Kate Winslet? Bueno, esto es más menos lo mismo: Imagina que te vas de viaje por uno o más meses, y vives en una casa con jardín, con mascotas y no quieres por seguridad, que en ese tiempo la casa parezca que se quedó sola y abandonada. Contratar a alguien para que la cuide, riegue el jardín y las plantas, cuide a mi mascota, me podría salir un ojo de la cara. Ahí es donde aparece una página web que te soluciona este problema: Housesitters.com que conecta a estos dueños de casa con viajeros dispuestos a cuidar (y vivir en) tu casa durante ese período de tiempo que estés fuera. Un acuerdo que conviene a ambas partes. Ambos se ven beneficiados.
Para eso, el dueño de casa en este caso se crea un perfil, como en couchsurfing, y los viajeros que estén por ese país buscando una casa para cuidar, envían solicitudes. Después se coordinan ambas partes y quien pone la casa elegirá a sus cuidadores mediante entrevistas previas.
Esto es ideal para quienes viajan por varios meses o años. Imagina pasar un par de meses en una linda casa de Nueva Zelanda, un país donde dormir y comer es muy caro. Te ahorras el alojamiento y te puedes cocinar en la casa. Y si además tienes algún trabajo on line, pues ideal para dedicar unas horas al día a generar ingresos no?


Esto del House sitting de cuidar casas, también se da con el cuidado de mascotas. Ese es el Pet sitting, y si hay  expertos en ambos, esos son mis amigos Sergio y Ana de Naranjarte (foto anterior) que explican mejor lo del House/Pet sitting AQUÍ

Ser artista y cobrar por tu arte o hacer trueque por alojamiento y comida

Viajando conocí muchos mochileros de bajo presupuesto que cargaban con sus macramés, malabares, artesanías, o viajaban en furgo vendiendo comida en el camino. En una hostal de Nicaragua una chica estaba pintando las paredes con unos murales alucinantes. Se quedaría ahí, en esa hostal maravillosa en la playa misma, un mes entero mientras pintaba sus murales. En vez de cobrar con dinero, hizo trueque y se ahorraría un mes de 3 comidas diarias y alojamiento…tal vez en dinero le habrían pagado menos por su arte, que lo que ella se gastaría en un mes durmiendo y comiendo rico en ese paraíso.

Cuando vivimos en Canadá, para poner un ejemplo cercano, con mi compañero creamos Travel Bubble y en nuestros tiempos libres llevábamos a las playas y parques, kits de burbujas gigantes para niños. Al final se acercaban grandes y chicos (foto de portada de este post) y los padres de los niños que jugaban, les tomaban fotos a sus hijos y todos felices. Como teníamos un canastito al que le poníamos un par de billetes, éste se iba llenando de a poco y algunos días fueron cientos de dólares por una jornada de 3 horas. Si hasta nos contrataron para cumples de cabros chicos oyeeee!!

Para moverte? la mejor forma de ahorrar en transporte es levantando el pulgar en la ruta. Pero, es seguro hacer “deo”? depende del país. En Islandia, Nueva Zelanda, Canadá, Japón, entre otros lugares del mundo, por supuesto que es seguro.

Como verás, formas hay muchas. Sólo tienes que descubrir cuál es tu talento o de qué forma tus estudios pueden adaptarse a las necesidades del camino. Eres Psicóloga? Atiende por zoom! Eres diseñador web? intercambia alojamiento y comidas a cambio de un sitio web en hoteles nuevos que aún no cuenten con su propia página o redes. Viajas en una casa rodante? qué tal hacer jugos o ofrecer algo para comer en el camino o lugares turísticos por donde transites.

Es cosa de atreverse, de explorar la creatividad, de ser trabajador y de nunca rendirse.

Nadie dijo que sustentar un viaje de largo recorrido sería fácil. Y el que lo dijo nunca lo vivió.

 

Si crees que este post es de utilidad, no dudes en compartirlo.